Para enfrentarse con el verano hace falta algo más que una pomada

Cada año el mismo ritual, Xoriguer, Kas de limón y corteza de limón. La pomada ya está, ¡lista!

En  la lejanía el top-top de los llaguts, el olor dulzón de las adelfas, el chapoteo incombustible de los niños… Ahhh… es el verano que ya está aquí!

Pero no estaría la historia completa sin esa selección de cigarros, que cual tesoro, es llevada a la isla en su caja de cedro. No estaría completa sin ese sonido característico de los cigarros al rodar en una caja que no es suya. No estaría completa sin citar todos los que son y algunos que no están.

 

Todo un Vigía de la felicidad!

Todo un Vigía de la felicidad!

Trinidad Vigía

Sabor: Suave

Vitola de galera: Torres (54x110mm).

Recuerdo nostálgico de la Torre del Vigía de Trinidad, un cigarro de protocolo al gusto moderno de tiro impecable y fumada rápida y certera (35/45′). Carmelita claro, de sabor a tabaco tabaco, sin disfraces. Aroma a especias y madera. Un regalo inolvidable para el Vigía de la playa.

 

8-9-8 la elección del hombre elegante!

8-9-8 la elección del hombre elegante!

Partagás 898

Sabor: Fuerte

Vitola de galera: Dalia (43x170mm)

Un clásico donde los haya. Mucho cuidadín al seleccionar el cigarro, sin nervaduras ni durezas, sin que esté apretado. Su tiro es tan delicado como el último par de medias de una corista, como diría D. Hammett. Y con los mismos vicios que los garitos que ésta frecuenta, un sabor intenso a tabaco, dulzón y terroso. Su color colorado y su elegancia innata definen al que lo fuma (sea hombre o mujer). Un Panamá de palma toquilla harán el resto.

 

Una condena que merece la pena!

Una condena que merece la pena!

Romeo y Julieta Pirámides añejado

Sabor: Suave

Vitola de galera: Pirámide (52x156mm)

Este cigarro es la quinta esencia del habano, bien torcido, capa carmelita, tiro excelente y equilibrio total. Su condena de 5 a 8 años de añejamiento en la Casa del Habano tiene su recompensa: lleno de matices, complejidad y una sutil delicadeza. Una bocanada de Cuba en los labios sin salir de casa: vainilla, cedro, tabaco, el son cubano, Buena Vista Social Club… el cigarro definitivo.

 

La perfección se escribe con números: 50!

La perfección se escribe con números: 50!

H.Upmann Magnum 50

Sabor: Suave/medio

Vitola de galera: Magnun 50 (50x160mm)

Fumando este cigarro descubrimos porqué Herman Upmann cerró su banco y se dedicó al mundo del tabaco. Una perla, que no vitola, del mundo del habano. Tiro, aroma, sabor… lo tiene todo. Este colorado es la quinta esencia del cigarro habano. No hay caldereta de langosta que se le resista y en el mano a mano con el mojito es el rey.

Y si las vacaciones continúan, un par de delicatessen:

Un Robusto de Cohiba y un Lusitania de Partagás. Atrás quedan los estudios de impacto ambiental otoñales , en las vacaciones el Habano y tú, sois los reyes.

 

Comments are closed.