Luis Felipe, lo que pudo ser… y fue!

Nos cuenta la tradición que allá por el año 1893 en Palos del Condado, encontraron unas botas de brandy que estaban  destinadas al hijo del  emperador Luis Felipe I de Francia, el Conde de Montpensier.

Botas muy viejas de Oloroso y Pedro Ximenez, uno de los secretos de Luis Felipe

Botas muy viejas de Oloroso y Pedro Ximenez, uno de los secretos de Luis Felipe

Desde entonces Luis Felipe ha mantenido gracias a su producción limitada y artesanal un espacio singular dentro del mundo de los destilados.

Luis Felipe se elabora por el sistema clásico de los vinos de Jerez, de soleras y criaderas, en botas envinadas de Oloroso y Pedro Ximenez muy viejos.

El placer, como el dinero, sólo lo disfruta el que lo toca o lo bebé en este caso.

El placer, como el dinero, sólo lo disfruta el que lo toca o lo bebé en este caso.

A la vista se nos presenta oscuro, muy cubierto. con un aroma muy sutil que “destila” suavidad por doquier y un final ligeramente abocado.

Un brandy para sentirse como un emperador sin salir de casa.

 

Comments are closed.