CHOCOLATEN!!!

J.G.RnA.com

Un fin de semana en Berlin no está completo sin una visita al Charlie Check Point, al Museo Pergamo, a la Puerta de Branderburgo, a la cúpula del Reingstag, al Parque Biergarten, a los almacenes Kadewe, a la Filarmónica y… a la tienda de chocolates Fassbender&Rausch. Un auténtico lujo para los amantes del chocolate. fassbender Lo primero, la fachada del edificio con su cafetería en la primera planta y el olor a chocolate desde la misma acera, que por cierto tiene una alfombra roja que nos invita a entrar (como en cualquier joyería que se precie). Una vez dentro los ojos no saben donde mirar; ora a las esculturas de chocolate, Titanic y Reinstag incluido, ora a la selección de chocolates de origen inmaculadamente presentados en sus cajas de madera y sobre un mapa del mundo que nos invita a descubrir sus respectivos orígenes, ora en los bombones minimalistas que te hacen tragar y salivar sin parar ante su apecto de joyitas de orfebre.

A model of the Titanic in chocolate at Fassbender & RauschDespués de diez años preparando el Salón del Chocolate de Madrid, en el Centro Comercial Moda Shopping, lo que me sorprendió de verdad de esta tienda fue las caras de sus clientes. La misma ilusión, el mismo deseo en los ojos, la misma magia de este producto. Ya sea en Berlín o en Madrid, el chocolate saca lo mejor de nosotros, ese sentimiento infantil de quererlo todo, de apenarnos al abrir un bombón inmaculadamente envuelto, de querer llevarnos a casa las esculturas de chocolate… En fin, nunca he visto a la locomotora alemana más cercana a la «España en crisis» que en esas miradas llenas de chocolate.