Behike 54… Oro puro!

Hay experiencias que te dejan marcado: tu primera cucharada de caviar Imperial, una copa de Cognac Delamain reserva de la Familia, un plato de «pasta al dente» bien aderezada con unas láminas de tartufo bianco… Un Cohiba Behike 54!

Behike 54, el tamaño si que importa y el cepo también.

Behike 54, el tamaño si que importa y el cepo también.

Nos encontramos ante uno de los grandes habanos del siglo, no del siglo I al VI, del Siglo XXI. Un color carmelita claro con un torcido impecable, una capa sedosa y extraordinariamente fina, y ese cepo 54 nos prometen unos 50 minutos de disfrute total.

Al encenderlo una amalgama de sensaciones y aromas me rodean, recuerdos autóctonos de Vuelta Abajo, fragancias tropicales y un regustillo dulce a melaza virgen, un chispazo de las primeras mieles del ron Zacapeño me llegan a la memoria.

Al inhalar su tiro es certero y rápido como el de una Remington. Una cascada de sabores me invaden pero siempre al servicio del tabaco, sin trampa ni cartón. Hojas delicadas de tabaco, perfectamente ensambladas con aromas de cedro, café y notas vegetales.

Una combustión perfecta homogénea y fácil.

Una combustión perfecta homogénea y fácil.

Todo bueno se acaba y además tiene su precio pero sólo se vive una vez qué demonios!

Comments are closed.